Imprimir
Visto: 16601

 

 

(13-04-2014) San Miguel de los Reyes fue el escenario escogido por DIVISI para su encuentro anual con la música sacra. Más de quinientas personas llenaron la iglesia de este patrimonio arquitectónico valenciano que actualmente es la sede de la Biblioteca Valenciana "Nicolau Primitiu". 

 

De nuevo esta cita de DIVISI con la música sacra en el marco tan incomparable como es la iglesia del conjunto arquitectónico y cultural renacentista conocido como "Sant Miquel del Reis".  Fundado en el S. XVI por el Duque de Calabria sobre un antiguo monasterio de la Orden del Cister, San Miguel de los Reyes ha sido a lo largo de su historia monasterio, casa de la beneficencia, hospital, cárcel e incluso hacia 1980, colegio público (CP Reina Doña Germana). Desde 2000, tras importantes reformas y restauraciones, el Monasterio San Miguel de los Reyes alberga la Biblioteca Valenciana "Nicolau Primitiu".
 
Es la segunda vez que DIVISI pisa este templo desconsagrado. En 2009 lo hizo presentando la Misa Choralis de F. Liszt. Pero en esta ocasión, 13 de abril de 2014, DIVISI ha vuelto con un montaje especial, "A LITTLE JAZZ MASS" (Pequeña Misa de Jazz) compuesta por el inglés Bob Chilcott. Utilizando un lenguaje jazzístico asumible por los coros no profesionales, Chilcott funde en un solo eje lo divino y lo terrenal, lo espiritual y lo romántico, lo clásico y lo moderno, lo formal y lo improvisable... La Pequeña Misa de Jazz sonó majestuosoa en S. Miguel de los Reyes en una versión "ad hoc", preparada por el director artístico de DIVISI, José V. De Sousa, para que pudiera ser cantada por todos los coros que forman la gran familia DIVISI: Xiquets Cantors DIVISI, Cor Cantart-DIVISI y Coral DIVISI.  La parte instrumental estuvo a cargo de Gema Morales (Piano), Pau Albert (Contrabajo) y Alfredo Salcedo (batería).  Al Kyrie decidido y nervioso dibujado por las voces blancas, le siguió un Gloria rítmico, alegre e impactante que intercaló una parte lenta con solo de Raquel Torrente, a modo de balada cargada de intensidad tal y como reclamaba el  "Domine Deus Rex caelestis, Deus Pater... misere nobis".  El Sanctus la pieza más breve de la misa, fue, sin duda, "la joya de la corona". Tras el breve solo de Isabel Cazorla doblado por el barítono Juan Carlos García, Chilcott suspiró un profundo Hosanna que emocionó tanto a los cantantes como al público asistente. El Benedictus despertó al oyente con un tempo cómodo pero descarado donde primero solistas (Irene Montalvá y Nuria Herrero) y luego las voces agudas, desembocaron en un tutti festivo y multitudinario "Hosanna in excelsis". La intimidad volvió en el "Agnus Dei" que arrancó con un solo melancólico a cargo de Marisa López impregnado de un blues puro y nostálgico. A partir del "misere nobis" todos los coros se sumaron para que el "apiádate de nosotros" (miserere nobis) sonaria con gran dramatismo y convencimiento. Finalizó el movimiento y por lo tanto la misa, con un "dona nobis pacem" sutil, delicado, que lejos de buscar cierre espectacular, parecía desear desaparecer con discrección, abandonar San Miguel de los Reyes sin llamar la atención...
 
Xiquets Cantors DIVISI bajo la dirección de Gema Morales, vocalizados por Miriea López y acompañados al piano por Carlos Cervera El Cor Cantart-DIVISI bajo la dirección de Jorge Suanes y vocalizados por Miguel A. Fito, estrenaron tres motetes. Coral DIVISI dirigida por José V. De Sousa, bajo la supervisión vocal del tenor Miguel A. Fito, estrenó el tema Nunc Dimittis del compositor Luis Alfonso, presente en el acto. A la batería el burgalés Alfredo Salcedo. Gema Morales al piano. Paul Albert, contrabajista.
 
Pero antes del jazz, los oídos del medio millar de asistentes se abrieron con nueve preciosos motetes de diferentes épocas y estilos. Dos Ave Maria, uno del alemán Franz Biebl y el otro del pontevedrés Julio Rodríguez. Tres Pater Noster del vasco X. Sarasola, y de los rusos N. Kedrov y P. I. Tchaikovsky. Un Stabat Mater del navarro Juan Francés Iribarren, compositor y organista del Barroco tardío.  Tres titulos menos conocidos como Ubi Cáritas  del noruego Ola Gjeilo, Maria Mater Gratiae (del francés Gabriel Fauré) y un estreno, Nunc Dimittis o "El Canto de Simeón". Nuevo trabajo de Luis Alfonso (compositor y profesor de DIVISI) basado en el evangelio de San Lucas. El devoto judío Simeón, a quien el Espíritu Santo le prometió que no moriría hasta haber visto al Salvador, cumple su deseo cuando la Virgen María y San José llevaban al niño al Templo de Jerusalem para realizar la ceremonia de consagración del primogénito. Simeón estaba allí y tomó a Jesús entre sus brazos y recitó este cántico.
 
Ahora Señor, según tu promesa,
puedes dejar a tu siervo irse en paz,
porque mis ojos han visto a tu Salvador
a quien has presentado ante todos los pueblos:
luz para alumbrar a las naciones
y gloria de tu pueblo Israel.

Así discurrió una mañana de Domingo de Ramos. Al recoger algún coralista comentó... "tanto esfuerzo para esta sensación de disfrute tan fugaz", pero... a fin de cuentas... ¿no es la música (y la vida) el arte más escurridizo?

VÍDEOS AQUÍ

Fotografías.- J. Luis Calatayud